Archivo de la categoría: BuCM

“Bajo un Cielo Metálico” es mi proyecto rolero personal, que espero ver publicado algún día. Space Opera al poder

Bajo un Cielo Metálico: Rothay

Rothay

Sistema: el Imperio
Tipo: Terrestre
Satélites naturales: 2
Período orbital: 300 días
Período de rotación: 26 horas
Atmósfera: Respirable
Gravedad: Estándar

Descripción: El planeta de Rothay es la cumbre de la civilización y la tecnología. La capital del Imperio. Un lugar de paz y prosperidad. La boca del lobo, donde la malicia puede estar escondida entre las sombras o visible e intocable a plena luz. Lee el resto de esta entrada

Anuncios

El Sueño sigue vivo

La desesperanza se hacía dueña de todos los corazones que una vez creyeron en el progreso, en el cambio, en la mejora. En un universo unido bajo una misma bandera, de forma pacífica y conciliadora. Pero el arquitecto de ese sueño abandonó la vida para unirse al Infinito. Y los que creían en él, vieron como la oscuridad y el miedo se cernía. Las alianzas se vieron resquebrajadas hasta casi llegar al límite.

Un final tan abrupto que nadie podría haberlo previsto. Un asesinato que conmovió a toda la galaxia.

Los duelos por su pérdida duraron seis días en total, en la lejana y oscura tierra de Sanctum, uno de los tres planetas que forman un sistema abandonado y casi destruído, pero se conserva como tierra para el descanso de los muertos que en vida lograron proezas. Todos lamentarían su muerte, la muerte del Arquitecto, que consiguió crear un mundo deseable.

Pero mientras duraba su duelo, todo se sumió en el caos. Estallaron insurrecciones, asesinatos, guerras civiles en auge. Incontenible el miedo que surgió de la sola idea de que todo lo que habían creado se destruyese. Pero el discípulo del Arquitecto regresó. Antes, una figura invisible que lo acompañaba durante todo su ascenso, en misiones, viajes y proyectos. Ahora, la voz que impuso de nuevo el orden.

En una mano, la confianza de un ejército que no quería ver como se perdía su poder. En la otra, la simpatía, el amor, de los que habían confiado en su maestro, y que regresaba en un joven prometedor. Aplastó las insurrecciones, hizo que regresaran al orden, conquistó a los dudosos con palabras prometedoras. El sueño del Arquitecto seguía vivo, el Sueño seguía vivo en un discípulo con carisma y dotes de mando, llevando a todos los planetas que lo apoyaban en un Imperio que duraría para la eternidad.

A %d blogueros les gusta esto: