Next Stop “In time” (2011)

Dicen que el tiempo es oro. ¿Y si lo fuera realmente? ¿Y si fuera la moneda de intercambio de nuestro mundo en un futuro ficticio y decadente?
“In Time” imagina ese mundo y las historias en él, aquí vamos a descubrirlo.

¡Comenzamos! Y como siempre, ¡alerta spoiler!

William Salas es un hombre normal y corriente, ciudadano en los Estados Unidos. Vive y trabaja duro, como todos sus conciudadanos, luchando con la terrible distopía en la que se ha convertido el mundo. Una vez pasados los 25 años, el crecimiento de los mortales se detiene… pero con opresivas condiciones. En el estrato social más bajo de ese nuevo mundo se vive literalmente solo un día más, pues el mundo ha avanzado de tal modo que el tiempo es la moneda de intercambio. Por cada jornada de trabajo, se te ofrecen horas con las que vivir hasta que ponga el sol una vez más… aunque a veces la vida se encarece.

Si tus segundos llegan a cero, tu corazón se detiene y la luz de tus ojos desaparece igual que la de tu reloj.

Salas lucha entonces por vivir de forma digna, para sí mismo y para su madre. Con curiosas escenas nos enseñarán cómo funciona el tiempo, cómo es posible intercambiarlo para usos varios como puede ser el transporte público… incluso con un incómodo sistema de pulsos con el que apuestas tiempo y puedes llegar a matar a tu contrincante. Existen también mafias que se dedican a perseguir a los más desfavorecidos y en circunstancias adecuadas para así robarles el tiempo que tienen.

Tenemos así una distopía terrorífica con una gran ambientación en sus escenas, por no hablar del concepto genial. Vemos una sociedad enferma que es lanzada hacia una supervivencia todavía más brutal. No trabajas para comer, si no para literalmente vivir un día más.

Pero seguimos con la historia. Salas se desespera por conseguir tiempo allá donde va, porque su jornada laboral se alarga a la par que cobra menos horas. Mientras busca algo de suerte en un bar, encuentra a un curioso tipo que está causando conmoción: tiene un siglo en su poder para derrochar y lucir. Y así llamando la atención de las personas menos recomendables.

Por bondad de su corazón, Salas le salva y le esconde en el primer lugar que encuentra como seguro. Por el efecto del alcohol, su longevo compañero le desvela una horrible verdad: está cansado de vivir para siempre, pues hay tiempo de sobra para todos… porque para que vivan unos pocos han de morir muchos.

La noche prosigue, y duermen. Salas despierta solo y con algo increíble. Aquel siglo que antes tenía su compañero ahora está en su reloj. ¿Qué no podrá hacer con él? Se acelera por compartirlo y su cabeza arde en sueños que compartir con su madre. Pero la cara vida que llevan propicia lo peor, y pronto se descubre solo en el mundo. Con un siglo que vivir, decide que es hora de vengarse y arrebatarselo todo a las altas esferas que viven para siempre.

Esa venganza le mueve a moverse por zonas cada vez más caras hasta que llega al núcleo de esa sociedad. Vive como cualquier persona tiene derecho a vivir, sin prisas ni preocupaciones… olvidándose temporalmente de su venganza a base de ostentaciones. Hasta que se termina de olvidar cuando aparece ella.

Sylvia Weiss es la hija de uno de los mayores corporativos del mundo. Asfixiada por su padre, se encandila de Will como él de ella. Y juntos van a acabar huyendo de la Guardia del Tiempo, que controla que este precioso material esté en las manos adecuadas. Acaban huyendo a una velocidad irreal para recorrer un camino que Will tardó horas en su momento, pero que se reducen a veloces minutos. Allí, la mafia se encarga de dejarles con poco tiempo que compartir entre ellos.

Sylvia entiende entonces que el mundo en que viven es injusto y está corrupto, para decidir juntos que algo ha de hacerse. Es hora de convertirse en los Robin Hood del futuro para asaltar bancos y ofrecer tiempo a todos los que puedan.

Se convierten en criminales afamados y muy buscados. Se enamoran, no hacen nada por cambiar sus apariencias aunque estén buscados por todo el país, hacen más opulencia para llamar mucho la atención y ser encontrados… y así alargar una película que pierde el ritmo a cada instante. No se sabe hacia dónde va la historia, no avanza en ciertos momentos, los personajes parecen incluso perder el objetivo.

Después de recibir aquel siglo, Salas recibió una petición de su benefactor. Algo que no dudó en desatender a la primera oportunidad (y que no deja de hacer):

“No malgastes mi tiempo”

Will Salas no ha tocado un arma en su vida, pero cuando la situación lo requiere parece llevar toda la vida entrenando para ser el mejor asesino. En algunos momentos caen algunas frases que pretenden ser graciosas, muy fuera de lugar, por parte de Salas. Sospecho quizás que todo forma parte de demostrar lo mucho que mola Justin Timberlake en el papel, que ha sido buena idea que entrara el mundo del cine. Sylvia no deja de ser una niña mimada en una pataleta por un padre que la asfixia y desatiende, dejandose arrastrar y rescatar allá donde va aunque dispare un arma y se rebele contra su padre. Y así sucede, hasta que por fin vemos avance.

Tienen un gran objetivo y es robar un millón de años al poderoso Weiss, derivando en escenas tan desaprovechadas en una ira ridícula por el eco de una venganza que ni siquiera parece importarle ya al protagonista. El mundo se deshace y cunde el pánico. Los dos héroes de este mundo consiguen un coche que parece el Acróbata (Batman Begins, 2005) a juzgar por cómo derriban muros, huyen con el preciado tesoro que no dudan en compartir.

El final se precipita porque, ¡maldita sea!, se nos acaban las dos horas alargadas tan artificalmente. A pesar de haber robado tanto tiempo anteriormente, no parecen haber guardado apenas nada para lo que queda de metraje. Y así conseguimos una escena de tensión genial que emulará en Sylvia lo que fue la muerte de la madre de Salas, pero totalmente incoherente.

Juntos acaban venciendo a la Guardia del Tiempo y tienen un objetivo todavía mayor. Seguirán robando y actuando para derribar el sistema que ha comenzado a derribarse. No vivirán para siempre, pero será un mundo más justo.

Y así acabamos esta película, genial para sentir el espíritu revolucionario ante tamaña distopía, aunque con muchos elementos absurdos que lamentablemente robaban mi concentración en la historia. La falta de ritmo era destructiva, igual que algunos momentos que intentaban ser memorables o incluso divertidos. Con todo, muy entretenida e inspiradora.

Esperemos que, en su trasfondo, sea tomada como una advertencia y no como una guía a seguir. No como otras tantas distopías. Demasiadas.

seeU!

Anuncios

Acerca de Beelzenef

Rol, narrativa, desarrollo de apps multiplataforma, worldbuilding, reddit, ciencia ficción...

Publicado el 30 septiembre, 2015 en Cine y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Buff… recuerdo que esta pelicula me decepciono bastante. Buena idea, pero mal llevada al cine.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: