Gods and monsters

Gracias a @Noodle’sDice descubrí una canción, una canción de Lana del Rey. Esta cantante se caracteriza (al menos hasta donde yo sé) por sus canciones en un tono lúgubre, desolador y desprovisto de esperanza. Por lo que se sabe de su vida personal, es una suicida en potencia, es autodestructiva y permanece desapasionada por la vida… solo espero no encontrar noticias de que finalmente ha caído en el destino que parece solo esperar. Tanto el de ella como el de cualquier otra persona, conste.

Pero esta canción en particular, parece uno de los auges en sus oscuros pensamientos y en su modo de vida.


En la letra, Dios está muerto y no hay nada que hacer por nadie. Ella, si la planteamos como protagonista de la historia, ha decidido entonces entregarse a una vida de abusos, de total despreocupación, pues “nadie se llevará mi alma”.

Y resulta curioso porque es quizás lo que sufren muchas personas en la adolescencia.

Planteo situación, para aclarar puntos. Tengo 21 años, apenas he entrado en lo que sería la “juventud”. Pero durante mi vida, nunca me he sentido tan perdida, tan desprovista de atención o perspectiva de futuro como para dejarme arrastrar, para refugiarme o quizás simplemente dedicarme a este tipo de corrientes. No soy tan mayor como para decir “es lo que le pasa a los chavales”, ni mucho menos. Pero sí me resulta ajeno, extraño, por no haberlo vivido.

Fuck yeah give it to me, this is heaven, what I truly want
It’s innocence lost.
Innocence lost.

No he podido evitar acordarme de la serie “SKINS”, donde durante las temporadas que disfrutamos vemos como grupos de jóvenes parecen sufrir de estas mismas dolencias.
Disfrutan del presente, sin saber qué pasará mañana. No se preocupan en exceso, pero creo que en el corazón guardan un terrible miedo. Se refugian en otros jóvenes que quizás estén del mismo modo, al borde del precipicio.

You got that medicine I need
Dope, shoot it up straight to the heart please
I don’t really wanna know what’s good for me
God’s dead, I said ‘baby that’s alright with me’.

Vidas violentas, en un extraño modo, muertes violentas.

Está en su voz, siempre triste. Está en las imágenes, en lugares extraños y vidas peligrosas. Está en la música, que parece un llanto atemporal. Sensación de irrealidad, desapego por la existencia, buscar refugio en una persona que quizás no sea la indicada. Las consecuencias no importan.

¿Por qué escribo esto? Porque me apetecía soltar reflexiones sobre esta canción que me ha captado desde el inicio, y porque parecía un buen lugar para hacerlo. Quizás sirva de inspiración para el futuro.

seeU!

Anuncios

Acerca de Beelzenef

Rol, narrativa, desarrollo de apps multiplataforma, worldbuilding, reddit, ciencia ficción...

Publicado el 15 enero, 2015 en Mensajes para el espectador y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: