Un sillón, Shyamalan y yo

“La joven del agua”, “El sexto sentido”, “El protegido”, “El bosque”, “Señales”.

Todas esas películas, dirigidas y/o producidas, que tienen en común a una misma persona:
M. Night Shyamalan.

En este blog reúno muchas palabras que pretenden ser críticas sobre el cine que veo, tanto para lo bueno como para lo malo. Sin embargo, es más fácil destacar las cosas malas. Pero he decidido hacer lo opuesto. Voy a escribir sobre algo que realmente me gusta, que destaca, que no me canso de ver: las películas dirigidas, producidas y escritas por esta maravillosa mente creadora.

Es realmente envidiable tener la capacidad para crear historias tales, pero mucho mejor el poder transmitirlas, tal y como las imaginas en tu cabeza, hasta la gran pantalla.

El mundo del cine es capaz de realizar auténtica magia, sin excesivo efecto especial o cantidades abisales de irrealidad. Nuestro mundo es lo suficientemente amplio como para crear a partir de él y sobrecogernos de terror, de emoción.

Creo que la dirección de cine es una de mis pasiones frustradas. Pero volviendo al tema…

Últimamente, veo en comentarios esporádicos, algunas palabras que desprecian a esta figura. Una de las respuestas que obtuve fue del estilo:

Y parece que realmente esa película, esa historia, se sale de la línea que ha llevado durante tantos años. Igual pasa con “After Earth”.

¿Podría tratarse de cine experimental? ¿Contar nuevas historias para innovar, no solo buscar el éxito asegurado con historias de terror?

Que conste: pienso que After Earth es un error garrafal, terrible. Pero… ¿quitan estos errores el éxito, la creatividad, esas historias que atacan directamente al alma con algo tan bello?

Originalidad, creatividad, ficción, terror, innovación, factor humano, capacidad para sorprender, mucha independencia de los efectos especiales, finales destructivos, múltiples géneros que conducen a uno solo. Evolución positiva. Y además, su carrera se caracteriza por la fantástica costumbre de hacer breves cameos en la mayoría de sus películas.
¿Nos recuerda a alguien? Claro, al maestro del terror: Alfred Hitchcock.

Con lo enumerado arriba, sin pretender ser experta, solo me considero un poco cinéfila: ¿qué más podemos pedir?
He aquí mi carta de amor hacia M. Night Shyamalan.

Estáis invitados a comentar, a compartir opiniones y a mostrar vuestro descontento. Pero por favor, no olvidemos las buenas maneras y la educación.

seeU!

Anuncios

Acerca de Beelzenef

Rol, narrativa, desarrollo de apps multiplataforma, worldbuilding, reddit, ciencia ficción...

Publicado el 16 noviembre, 2014 en Cine y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. After Earth, El Ultimo Doblador del Aire, La Aldea, ninguna me gustó..

    E hicieron que M. Night Salamin se convierta en un nombre que infiera un miedo tremendo en mí..

    No, no por las películas de terror, sino porque tengo miedo de volver a ver otra película dirigida por él..

  2. ¿Por dónde empiezo? Shyamalan entró pegando muy fuerte con El Sexto Sentido. Un film de terror con buewna ambientación y un más que interesante giro final. Todo el mundo encumbró a Shyamalan por ello y ahí empezó el problema.
    Tras El Sexto Sentido empezaron a aparecer films que no estaban mal, pero empezaban a no tener el gancho de la obra de terror. Así sucedió con El Bosque y un final que a algunos no acabó de gustar del todo, pero aún era una película disfrutable con una historia francamente interesante. A partir de aquí la sensación de decepción fue a más hasta llegar a la primera piedra del camino: Señales. Tuvo una gran acogida y gustó a todos, pero cuando se pasó el efecto Shyamalan y la vimos con detenimiento nos fijamos en una tremenda cantidad de agujeros argumentales y lo que más miedo daba, una forma de trabajar y escribir muy pretenciosas con tomas absurdas y diálogos que quisieron emular a Tarantino pero que no aportaron nada ni a la historia ni al desarrollo de los personajes (por ejemplo la anécdota sobre la señora que escupe en los monopatines. En serio?). Y ahí empezamos a ver la cara de Shyamalan que se ha repetido una y otra vez: Grandes ideas, historias que se presentan como cosas muy interesantes, pero que están torpemente contadas y poseen finales que en el mejor de los casos rozan el absurdo (Devil y tostadas que caen boca abajo. De verdad ¿eso lo has leído en voz alta antes de grabarlo?).
    No es por The Last Airbender, es injusto decir que fue esa la película que lo marcó, porque antes de esa vino ya bastante producto muy por debajo de las posibilidades que nos demostró con El Sexto Sentido.
    El problema no reside en si sus películas son o no malas, en si sus guiones tienen o dejan de tener sentido, el problema principal radica en la actitud de Shyamalan. Se le hinchó tanto el ego en su día (la revista Newsweek lo calificó “el nuevo Spielberg”, nada exagerado, no) que actualmente nuestro querido indú es pretenciosidad andante en si mismo. Una mala película puede gustar y se puede disfrutar, pero lo que el público no traga, muchas veces sin darse cuenta de ello, es la pretenciosidad, la sensación de que el tío cree que te va a gustar haga lo que haga porque es él, y ese es el gran problema de Shyamalan, al margen de que te puedan gustar o no sus obras.
    Realmente os recomiendo que entreis en Youtube y veáis las críticas del Crítico de la Nostalgia sobre Señales y Devil. El tío es un poco quisquilloso, pero a rasgos más generales son muy ilustrativas sobre lo que intento explicar.
    Ah, y personalmente aborrezco a Shyamalan. Puedo con muchas cosas, pero con los pretenciosos no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: