Sombras

– … Se está despertando – voces lejanas que era incapaz de definir, colocar en un lugar fijo.

Sintió el tacto frío del agua en sus labios, que fue como una bendición. Tomó constancia de su cuerpo, junto con el dolor. Atenuado, por el bien de su gastado cuerpo. Abrió los ojos hacia una penumbra, en la que los rostros que lo miraban atentamente. Parecían fantasmas, pero su cuerpo mostraba tal cansancio que era incapaz de mostrar miedo o desconfianza. Tan solo pudo girar el rostro una vez que se hubo saciado de agua.

– Eiko… – susurró.

Ella estaba tumbada a su lado, iluminada tenuemente por las velarias que había a su alrededor. Incosciente, pálida, herida. Como muerta. Zarmad sintió en su interior como algo se quebraba. Ignoró el dolor, su cuerpo mutilado se deslizaba a duras penas hasta casi caer. Sus cuidadores lo retuvieron, a pesar de los gritos que pugnaban por acariciarla. Por saber si estaba viva.

Escupía sangre, había rasgado su garganta en el esfuerzo por llamarla. Volviendo a tumbarlo, lo ataron como bien pudieron. Las lágrimas dijeron lo que él ya no podía. La herida abierta por la incerteza y la sombra de la muerte era demasiado profunda. Demasiado real.

“¿Cómo hemos llegado a este punto? Dioses en las Estrellas, ¡¿cómo?!”

Anuncios

Acerca de Beelzenef

Rol, narrativa, desarrollo de apps multiplataforma, worldbuilding, reddit, ciencia ficción...

Publicado el 27 agosto, 2010 en Relatos. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: