La Condena

Los Inquisidores se movían entusiasmados, llevando sus palabras de un lado a otro. Esperaban la llegada de su representante en el Senado, a aquel que llevaba la voz de todos ellos ante el Emperador. La tensión era palpable en todos ellos, pues en juego estaba el futuro de todos ellos. Tenían muy cerca la posibilidad de arrancar de raíz un nuevo resurgir de antiguas creencias, hace tiempo ya muertas.

Si sobrevivía, podía derrumbar todo aquel pilar de fe, construido con fuego y sangre.

Algunos soldados iban y venían, guardando la integridad física de todos. En cualquier momento podía peligrar en un arranque de fervor por parte de aquellos hombres de fe. Nunca era tarde para tomar las armas, pensaban algunos, mayor motivo si habían perdido a algún ser amado por medio de sus falacias y acusaciones. Todos recelaban, todos temían. Y el temor engendra violencia.

La base para dominarlos a todos: el miedo. Y los Inquisidores lo sabían bien. La excitación alcanzaba su punto álgido. Y cuando todos callaron a la vez, también callaron sus corazones: uno de ellos traía noticias.

El gastado Malshir avanzaba pesadamente. Cabizbajo, arrastrando los pies, y apoyando una mano en la pared para no caer. Algunos de los más jovenes se apresuraron a ayudarle, para que apoyara sus huesudas manos en sus jóvenes hombros. Con una fuerza inusitada en su mano, que iba y venía, al compás de su respiración, que aumentaba y descendía en su intensidad. Parecía succionar la vida de los incoscientes pupilos.

Lo llevaron al centro de la sala, donde inspiró profundamente mirando hacia un cielo que solo él podía ver. Parecía a punto de desfallecer cuando exclamó:

– ¡La infiel se perderá en los Abismos!

Un grito de júbilo se expandió por todos, haciendo saltar de alegría sus almas hasta entonces en vilo. Malshir cobró fuerza de su alivio, y pudo mantenerse en pie. Su mirada se perdía en el infinito, con un fugaz brillo de locura y una media y lejana sonrisa.

Se desplomó inerte en poco tiempo. Su cuerpo convulsabó durante unos segundos. Todos Inquisidores trazaron un círculo perfecto alrededor de su cuerpo, hasta que por fin dejó de moverse. El terror se dibujaba en el rostro de todos ellos, y en sus mentes vagaba la idea de que fuera la venganza de aquel ancestral dios al que habían condenado al silencio y a la muerte.

Anuncios

Acerca de Beelzenef

Rol, narrativa, desarrollo de apps multiplataforma, worldbuilding, reddit, ciencia ficción...

Publicado el 28 septiembre, 2009 en Relatos. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Ñaa ^^Me alegro que vuelvas a escribir, sabes lo genial que lo haces ^^Deberias hacer publicidad de este blog, asi se te llena de nubes en el cosmos =PTe quiero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: